Si un astronauta aterrizara en Marte, se encontraría con un desierto frío, seco, polvoriento, sometido a un bombardeo constante de rayos cósmicos y con una atmósfera irrespirable. Por eso, la única forma de permanecer allí es contar con un hábitat que le proteja y le aísle. Al mismo tiempo, este «hogar» tiene que ser lo suficientemente ligero y fácil de transportar como para ser enviado desde la Tierra, y además fácil de montar en un entorno tan hostil y con herramientas relativamente ligeras.
Recientemente, varios expertos han estado trabajando en este asunto en apoyo a la misión de la NASA de enviar una misión tripulada a Marte. Tal como ha informado la NASA en un comunicado, después de pensar en varias opciones en el Estudio de Diseño de Ingeniería de Langley, una de las que parece más prometedora pasa por usar un material poco habitual en la construcción terrestre: el hielo.
«Primero trabajamos en identificar las necesidades, objetivos y limitaciones de la misión. Después, propusimos un montón de soluciones absurdas y creativas. Por último, convergimos en la solución del hogar de hielo», ha dicho en el comunicado de la NASA Kevin Vipavetz, ingeniero de sistemas de Langley.
El diseño de hielo, conocido como «Mars Ice Dome» (cúpula de hielo de Marte), es básicamente un toroide (o sea, un dónut), rodeado por una capa de hielo y agua. Es ligero (cuando está vacío) y puede ser fácilmente transportado y desplegado. Antes de que la tripulación llegue, puede ser llenado poco a poco con agua de Marte, bastante abundante en el subsuelo marciano.

Opt In Image
Si te gusto el post compártelo
No te pierdas ninguna de nuestras noticias de astronomía, medicina y avances tecnológicos

Las mejores noticias de astronomía, medicina y avances tecnológicos